Sal a la calle. Mires por donde mires te vas a encontrar algo compuesto de acero, ya sea externa o internamente. Y es que las empresas de ferralla en Valencia suministran una gran cantidad de acero pero... ¿alguna vez te has preguntado a dónde va todo el acero que ya no sirve?

Como curiosidad, debes saber que el acero nunca pierde sus cualidades. Puede haber aceros con más de un siglo, reciclados, y ofreciendo las mismas prestaciones que el primer día.

Aun así, el acero de las empresas de ferralla en Valencia, cuando ha consumido su vida útil procede a denominarse chatarra. Esta, es separada en plantas de reciclaje de los demás elementos desechados y se almacena en contenedores, unos depósitos que, cuando se llenan, se introducen en grandes hornos hasta fundirlos.

El fundir la chatarra en hornos se hace por una razón principal. El acero casi nunca está solo, pues suele tener aleaciones con otros materiales o, en la propia chatarra, puede haber más elementos a parte del acero. Llevar al este material a su punto de fusión de aproximadamente 1375º C permite desechar y quemar otros elementos como el cobre y el aluminio para así dejar solamente el acero.

Este reciclaje, es beneficioso tanto para las empresas como para el medio ambiente. El acero reciclado es más económico y produce mucho menos impacto para el medio ambiente. Gracias a ello, se reduce el dióxido de carbono producido y el efecto invernadero.

Como dato, en el sector siderúrgico español hemos reducido las emisiones desde los años 70 en más del 75 % por tonelada de acero producido. Pero también se ahorra una gran cantidad de agua, energía y carbón, ya que estos elementos forman parte de la producción del acero

En empresas como Hierros y Ferrallas Cruz, valoramos mucho todo esto y esperamos seguir día a día mejorando nuestro servicio.