Las formas de construir han cambiado con el tiempo, pero siempre se ha buscado y se busca conseguir una estructura fuerte que aguante el hogar que se está construyendo para que no haya que volver a reformar. De ahí que la cimentación se haga con materiales que provengan de un taller de ferralla en Valencia en la búsqueda de conseguir la cimentación más fuerte del mercado.

Para llevar a cabo una cimentación superficial por losa en la que la base sea la ferralla y el hormigón habrá que hacer un primer estudio del terreno para verificar que no hay zonas blandas que vayan a hacer que el trabajo se vea dificultado por ellas y que baje con ellas la seguridad y resistencia de nuestra cimentación. Es entonces cuando se comienza con el encofrado, que es donde entran en juego tanto la ferralla como el hormigón, por lo que habrá que tener listos y estructurados los elementos de ferralla que vayamos a utilizar y que deberemos sacar de un taller de ferralla en Valencia que sea especialista y en el tema y que nos aconseje qué medidas o tamaños es mejor utilizar. 

Las armaduras formadas con la ferralla se preparan según los planos del edificio, donde también vendrán indicadas las medidas de las distancias de separación y su forma de colocación. Una vez puesta la armadura del suelo, habrá que marcar dónde van a ir los cimientos y muros de carga para que luego no haya problemas de distribución. En muchos casos y para evitar movimientos posteriores se atan y fijan las estructuras. Una vez colocadas, se procederá al vertido del hormigón y se podrá seguir construyendo. 

Si quieres saber más sobre estos procesos, no dudes en consultarnos en Hierros y Ferrallas Cruz.