El forjado en una construcción es un elemento indispensable en nuestro taller de ferralla Valencia ya que no solo soporta su propio peso, sino que sostiene tanto las cargas muertas como las sobrecargas a las que se somete un edificio.

Existen diferentes tipos de forjado. En nuestro taller de ferralla Valencia los distinguimos de la siguiente manera:

1. Forjados unidireccionales: son aquellos que están formados por viguetas y bovedillas. La vigueta, es el elemento transmisor de cargas y la bovedilla es el elemento aligerante. Existen dos tipos de viguetas, la semirresistente que se coloca en la parte inferior, por lo que se debe armar la parte superior para que la resistencia sea mayor. También encontramos la autorresistente, que soporta toda la presión.

2. Forjados bidireccionales. Dentro de estos encontramos los forjados reticulares, que permiten sustituir las vigas, ya que funcionan como apoyo a las zonas más cercanas a los pilares de los edificios, también llamados Capiteles. Forjados de losa maciza, que se encuentran armados pero al no estar aligerados como los reticulares, es más complejo conseguir los mismos cantos que con los anteriores. Y por último dentro de los forjados bidireccionales, encontramos los de chapa colaborante, que se emplean en grandes construcciones como pueden ser las naves industriales, pues facilita el manejo de las chapas por su capacidad colaborativa.

3. En última instancia están los forjados sanitarios que permiten elevar la construcción con la finalidad de que la humedad del terreno no dañe el edificio en construcción. Se puede llevar a cabo levantando un muro de bloque u optar por el sistema de encofrado perdido. La colocación de este forjado es la más sencilla, ya que los elementos se encajan entre sí como si de un puzle se tratase.

Si necesitas asesoramiento en tu construcción, desde Hierros y Ferrallas Cruz estaremos encantados de ayudarte